domingo, 26 de julio de 2009

Síndrome de Indefensión Adquirida








Cuando una persona sana mantiene durante mucho tiempo una relación de violencia en cualquiera de sus formas, dónde nada de lo que se hace tiene el efecto esperado, termina por no saber cómo actuar. Esto provoca desaliento, pérdida de confianza en sí mismo y otros efectos impredecibles.


La Indefensión adquirida, es un estado anímico en el que la mujer aprende a creer que no tiene ningún control sobre la situación en que se encuentra y que cualquier cosa que haga es inútil. Como resultado de un proceso sistemático de violencia, la víctima se vuelve muy sumisa, no expresa enojo para evitar los conflictos.

La complejidad del tema, no permite a los profesionales comprender claramente qué ocurre en la mente de las personas sometidas a violencia constante, pero sin duda este síndrome se manifiesta como una salida que encuentran las víctimas para procesar tanto dolor.


Desde afuera la mujer da la impresión de no querer remediar el problema. La realidad es que ella intenta adaptarse a los requerimientos de su pareja para no ser maltratada, asumiendo un papel de subordinación, con las falsas expectativas de que si se comporta bien no dará lugar a que su marido la maltrate.


Cuando se ha sufrido violencia, al fracasar los intentos por contener las agresiones y en un contexto de baja autoestima las víctimas asumen que ésto les pasa como un castigo merecido. La intermitencia de las agresiones y el paso constante de la violencia al afecto, refuerza la relación de dependencia, que empeoran cuando la sumisión lo es también en el plano económico. No olvidemos que las mentiras del agresor apuntan a convencerla de su amor, que todo lo hace por el bien de ambos y que sólo él podrá hacerla feliz. En el medio de ésta paradoja la víctima llega al síndrome, cuando a lo largo del tiempo, se han ocupado de destruir totalmente su autoestima, a través del terror, el desaliento, la desconfianza, la amenaza y la sospecha.





"La dinámica del maltrato a la esposa es muy similar a las técnicas usadas para controlar o hacer un lavado de cerebro a los prisioneros de guerra. Estas técnicas inducen dependencia, terror y debilidad, hasta el punto de que la persona victimizada por ellas tiende a quedar inmovilizada por la creencia que está atrapada y no puede escapar."



NiCarthy, G. 1986.
Getting Free: A Handbook for Women in Abusive Relationships. New York: Seal Press


.




6 comentarios:

  1. Soy victima de violencia domestica y esta es la primera vez que leo algo que si se asemeja a mi estado mental.Estoy tan cansada de oir que las victimas de V.D. nos quedamos por esto o aquello, y no es cierto. Yo no me he ido porque no puedo, he tratado varias veces de salir de este abuso y por intentarlo me ha ido mucho peor. Yo no siento que es mi culpa, tampoco siento que puedo hacer algo para evitarlo, simplemente no puedo hacer nada. La policia realmente no ayuda (solo empeora la situacion) y la gente mucho menos con la falsa idea de que estamos ahi porque queremos y nos senalan y hablan muy mal de nosotros. Dicen que nosostras somos las que hacemos esto aceptable y no es cierto, y luego usan eso como excusa para no sentirse mal por no hacer nada. Me da mucha rabia que la gente hable por mi (mi pareja ya hace eso)y mucho mas me molesta cuando dicen cosas que no son ciertas.

    ResponderEliminar
  2. Te comprendo querida, el síndrome de Indefensión Adquirida es difícil de detectar, los psicólogos especialistas en violencia doméstica pueden diagnosticarlo con exactitud.
    El abusador nos han hecho creer que somos poca cosa, que dependemos de él y que jamás saldremos de tal situación.
    El camino es largo, pero no imposible. Puedes buscar en este blog o en páginas oficiales, teléfonos dónde seguramente encontrarás un camino de salida.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. hola q tal me gustaría mucho saber mas sobre es tema soy estudiante de psicologia y quisiera basar mi proyecto en este sindrome haber si podemos intercambiar informacion gracias...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/4/11 4:10

    yo también he sido víctima de violencia emocional y sexual y me pareció que este blog la describe muy bien. realmente siento como que nadie me cree lo que viví, precisamente porque no escapé antes de la violencia. De hecho yo me sentía enamorada de mi exesposo y que la destrucción de mi familia era el peor de los males y que tenía que aguantar para evitarlo. Bendito sea Dios que ese hombre me dejó y después de haberlo llorado un tiempo (si! y durante ese tiempo la violencia era aún peor y yo lloraba por él). el problema es que ahora en el divorcio siento que no se me cree porque dejé pasar mucho tiempo y yo misma no me acuerdo con exactitud de cosas y lo que dice mi exesposo lo dice que parece mas convencido aún de su inocencia que yo de su culpabilidad y eso me desconcierta mucho.

    ResponderEliminar
  5. soy profesional del tema y he vivido violencia física y psicológica constantemente durante 6 años, tuve el sindrome hasta quería suicidarme, cuando creí que habia cambiado mi vida que el había cambiado durante casi todo este año volví hacer víctima actualmente, ayer decidí separme de el sin embargo me siento muy confundida tengo un hijo de tres años y mi preocupación es el de como enfrentar la vida sola me da tanta rabia por que ayudo a gente que tiene este problema y yo no me puedo ayudar???????

    ResponderEliminar
  6. Amigas, el tema es que estamos convencidas que no somos nada, que no servimos para nada, de eso se encargó nuestro opresor. Si no recibimos ayuda de un especialista, no podremos ver la realidad. No somos eso!!! Lo que nos inculcaron a fuerza de palabras groseras o golpes dentro de una relación enfermiza no puede, no debe gobernar nuestra vida.

    ResponderEliminar